Baños de Fuencaliente. InicioWEB personal con 35.379 páginas, 147.726 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Sitios > Provincia de Jaén > Jaén
Baños de Fuencaliente
Fuentes, aljibes, estanques, baños y acueductos
ImprimirInformaciónMandar
Baños de Fuencaliente. Baños de Fuencaliente. Baños de Fuencaliente.
Baños de Fuencaliente.
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • Ubicados en el patio del Balneario de Jabalcuz.
  • Son el antiguo resto de los Baños que existían antes de que se construyera el balneario.
  • Las primeras noticias de las aguas termales de Jabalcuz se remontan a un acta fechada el 13 de Julio de 1594.
  • En 1.628 es cuando se tienen las primeras informaciones sobre las aguas de Jabalcuz.
  • Un canónigo, llamado Francisco Jerez, compró allí unas tierras y construyó una famosa casería en 1653.
  • A finales del siglo XVII ya había un estanque para aprovechar sus aguas.
  • Entre los propios que la ciudad de Jaén poseía, figuraban en 1752 unos baños calientes en el llamado por entonces sitio de Fuencaliente.
  • Los baños conducían a un callejón. En lo alto del mismo, en el siglo XVI, el canónigo, doctor don Pedro de Monroy fue propietario de una huerta agregada posteriormente a la capellanía que fundara en la catedral donde fue chantre y dignidad, y que en 1752 disfrutó el presbítero, heredero entonces de los vínculos de los Viedma, don Cristobal de Viedma y Pareja. Por entonces contaba con 15 cerezos y 5 guindos garrafales, los de mayores guindas, junto a algunos guindos comunes, 7 camuesos, dos ciruelos, un albaricoque y una noguera. El obispo Fray Benito Marín y el cabildo de la catedral eran poseedores así mismo de varias huertas aguas abajo regadas con aguas de Fuen Caliente. Aquel, era poseedor de un granadal y un zumacar de primera calidad linderos por poniente con la llamada Sierra de la Llana en Jabalcuz.
  • Tenia una casa de chamiza arrimada a ellos que servía para un solo estanque o baño, de hombres y de mujeres.
  • Por entonces ganaba de renta 500 reales, cobrando ocho maravedíes por persona que entraba a bañarse, siendo la concurrencia de hombres y mujeres. Como cita Mazas, “demasiado licenciosa” y “por el solo desahogo de su genio”.

Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-20042301