Historia de Jaén. Jaén Cartaginés. InicioWEB personal con 31.141 páginas, 128.832 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Sitios > Provincia de Jaén > Jaén
Historia de Jaén. Jaén Cartaginés
ImprimirInformaciónMandar
Historia de Jaén. Jaén Cartaginés. Fortificaciones en el Cerro de Santa Catalina
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • Situada en una zona de paso, Jaén tuvo a griegos y fenicios como pobladores.
  • Tito Livio y Estrabón dan noticias de importantes hallazgos cerámicos en esta ciudad que el primero cita como Auringi y Oringe; Polibio, como Elinga y el Concilio de Ilíberis, como Advinge, Plinio como Nijis u Oringis, para ser llamada por los romanos Flavia, luego de declararla municipio.
  • La conquista cartaginesa del Guadalquivir comenzaría en el 237 a.C. y se prolongaría hasta el 231.
  • Amílcar vencería a Istolatio, general celta, posiblemente al mando de tropas mercenarias al servicio de los turdetanos, y a Indortes.
  • El hecho de que Amílcar muriera a manos de los oretanos en Cástulo, lo que explicaría el tratamiento que los cartagineses darían a los pobladores de la zona.
  • Tras la derrota y dominación de los oretanos, sin embargo, Asdrúbal seguiría una política diplomática: se casó con la hija del caudillo de aquellos (Imilce) y su proclamación como General de todos los Iberos, insertándose así en la estructura sociopolítica indígena.
  • La consecuencia inmediata de esta presencia fue la explotación de los yacimientos mineros de Sierra Morena.
  • Establecidos Asdrúbal y Aníbal en Cástulo, Vilches y el Centenillo, sería el propio Aníbal quien haría de Auringis (Jaén) una gran fortaleza que, juntamente con Mentesa Bastia (La Guardia), llegaría a tener una gran importancia estratégica, dada su situación próxima a la Vía Hércula y a otras calzadas ibéricas, caminos éstos que servían para unir a Levante con Turdetania, que hunde sus raíces en el antiguo imperio de Tartesos.
  • A la entrada de los cartagineses fue Jaén alcázar de Asdrúbal (Torre de Aníbal), haciéndose entonces la ciudad grande, rica y fuerte, hasta el extremo de ser terror para los romanos.


Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-19041001