Ermita del Cristo del Llano. InicioWEB personal con 32.366 páginas, 134.445 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Sitios > Provincia de Jaén > Baños de la Encina
Ermita del Cristo del Llano
Barroco, Religioso, Siglo XVII, Siglo XVIII
ImprimirInformaciónMandar
Ermita del Cristo del Llano. Ermita del Cristo del Llano. Puerta lateralErmita del Cristo del Llano. Cúpula antes de entrar al camarín
Ermita del Cristo del Llano. Tragaluz del camarínErmita del Cristo del Llano. Cúpula policromada del camarínErmita del Cristo del Llano. Santiago
Ermita del Cristo del Llano. Detalle de uno de los espejos del camarínErmita del Cristo del Llano. Frescos de la bóveda de medio cañonErmita del Cristo del Llano. Frescos de la bóveda de medio cañon
Ermita del Cristo del Llano. Frescos de debajo del coroErmita del Cristo del Llano. Frescos de debajo del coroErmita del Cristo del Llano.
Ermita del Cristo del Llano. Cúpula policromada deteriorada de la guerra civilErmita del Cristo del Llano. Frescos del camarínErmita del Cristo del Llano.
Ermita del Cristo del Llano. Ermita del Cristo del Llano. AñoErmita del Cristo del Llano. Portada lateral
Ermita del Cristo del Llano. ClaveErmita del Cristo del Llano. EspadañaErmita del Cristo del Llano. Detalle
Ermita del Cristo del Llano. Ermita del Cristo del Llano. Mapa de 1895Ermita del Cristo del Llano.
Ermita del Cristo del Llano. 1960 retablo restaurado
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • Nuestro Padre Jesús del Llano ó Cristo de la Luz.
  • Ubicada en pleno descansadero de ganado del Honrado Concejo de la Mesta, en el Llano del Santo Cristo.
  • Tiene una espadaña sobre la fachada principal.
  • La construcción de la ermita del Cristo del Llano comenzó a principios del s. XVII, concretamente en 1682 como reza en su portada.
  • Fue ampliada y remodelada en el siglo XVIII, con la erección en su cabecera de uno de los más impresionantes camarines del barroco andaluz.
  • Se trata de un camarín-torre que domina por su volumen al resto del templo y que en su interior sobresale por su fastuosa decoración.
  • El alzado está ordenado por complejos estípites y ricos doseles con hornacina en el centro.
  • Está cubierto por una bóveda polilobulada con el intradós de sus radios en forma de estípites y pequeños bustos en su base, es una concentración policroma de volutas, molduras y capiteles.
  • Toda la iconografía del Nuevo Testamento, inmersa en una almagama policroma de pájaros exóticos, guirnaldas vegetales y angelotes que se sustentan sobre estípites, hornacinas, pedestales y espejos, se va sucediendo en altura desde la planta poligonal a nivel del suelo hasta cerrar en su espectacular bóveda. Tiene más de 2000 imágenes.
  • Con más de 2000 imágenes, el camarín es un ejemplo del horror vacui (miedo al vacío) del barroco.
  • La misma escalera de acceso al camarín está suntuosamente decorada.
  • La bóveda de medio cañón de la nave central está cubierta con grandes lienzos.
  • Una suntuosa ornamentación pictórica que completan las pinturas del presbiterio y el bajo coro.
  • Todo el interior de su única nave está profusamente decorado con elementos geométricos, vegetales o frescos con escenas de la vida de la Virgen María que decoran la bóveda de medio cañón.
  • En los frescos de bajo coro se representan escenas de un alma en pena y un alma en el cielo.
  • De clara influencia granadina (Cartuja), está emparentada con el barroco más expresivo que se desarrolló en la subbética y campiña cordobesa durante los últimos estertores del siglo XVIII.
  • Cuenta la leyenda que Jesús del Llano, tenía su ermita en su ubicación actual, pero entonces, a las afueras del pueblo. Jesús del Llano se encontraba clavado en una cruz de plata maciza, la cual una noche desapareció, junto con el Cristo. Se denunció el caso y el Cristo no aparecía. En un vertedero próximo, empezó a verse una luz, fosforescente. La LUZ, crecía cada noche. Acudieron a desenterrar lo que producía aquella misteriosa luz. Encontraron el cuerpo de Nuestro Padre Jesús del Llano, con claros signos de haber partido la cruz en varios trozos. Desde entonces se le vino a llamar Cristo de la Luz. Este "apodo" hoy en día se ha perdido casi por completo; quién lo conoce lo suele atribuir a la luminosidad que entra por el tragaluz de su camarín, la cual es reflejada en los múltiples espejos que este posee. Es curioso que se haya perdido este nombre, y se conserve la de poner María de la Luz a las niñas del pueblo.


Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-19121200