Jara pringosa - Cistus ladanifer. InicioWEB personal con 29539 páginas, 119430 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Plantas
Jara pringosa - Cistus ladanifer
ImprimirInformaciónMandar
Jara pringosa - Cistus ladanifer. AldeaquemadaJara pringosa - Cistus ladanifer. AldeaquemadaJara pringosa - Cistus ladanifer. CazorlaJara pringosa - Cistus ladanifer. Vilches
Jara pringosa - Cistus ladanifer. VilchesJara pringosa - Cistus ladanifer. VilchesJara pringosa - Cistus ladanifer. Sierra de Dornilleros - FuencalienteJara pringosa - Cistus ladanifer. Zagrilla Baja - Priego de Córdoba
Jara pringosa - Cistus ladanifer. Cerro del Corzo - Santa ElenaJara pringosa - Cistus ladanifer. Cuadro de Paqui
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • Familia Cistaceae.
  • Planta perenne.
  • Floración de Marzo a Junio.
  • Altura 50-300 cm.
  • Hábitat en suelos áridos y ácidos con presencia de pizarras y rocas silíceas. Forma comunidades jarales, que son grandes extensiones de terreno con la casi única presencia de la jara. Coloniza todo tipo de suelos en los que el bosque ha desaparecido.
  • Cistus= del latín cisthos que alude a las especies del género cistus/ladanifer= por la esencia de ládano que exuda la planta.
  • El término jara proviene del árabe sára que significaba matorral.
  • El ládano se utiliza en perfumería para dar un toque de cuero al perfume y para fijarlo con otras esencias. España es uno de los principales exportadores del mundo de esta esencia. A través de un proceso de destilación de las hojas se obtiene la esencia lista para ser usada.
  • También se usaba antiguamente para aliviar la tos y para confeccionar carbón vegetal.
  • En algunos lugares se cultiva con fines ornamentales.
  • Las ramas viejas exudan una sustancia llamada miel de jara. Esta miel forma unas motas blancas que se vuelven oscuras conforme se oxidan por la acción del aire. Se utilizan para preparar platos como los buñuelos y el nombre de miel se debe a su parecido con la miel clásica.
  • La jara es un arbusto que resiste muy bien los largos e intensos periodos de sequía de las épocas veraniegas.
  • Es un arbusto clásico de aquellas zonas donde el bosque ha degenerado por diversos motivos como la acción del hombre y la erosión, quedando como emblema la jara y conviviendo junto a ella otras especies de jaras, halimium, lavándulas y astrágalos.
  • Habita en suelos pobres en materia orgánica donde las piedras superficiales hacen acto de presencia y por lo tanto el agua caída no humidifica la tierra.
  • La resina de ládano es muy inflamable y los arbustos de la jara ayudan a una rápida propagación de incendios forestales. La propia jara ayuda a incrementar el fuego y tras él y con la llegada de las primeras lluvias aparecen en primer lugar las plántulas de la jara que han resistido al fuego y además el propio fuego le ha proporcionado las condiciones ideales de germinación. La jara aparece en un medio sin enemigos y completo de minerales provenientes de su antigua competencia quemada. y se desarrolla haciéndose el arbusto dominante. Incendios controlados producen resultados similares de desplazamientos de comunidades herbáceas a comunidades cistáceas. Esta resina además inhibe el crecimiento de otras plantas a su lado, por lo que supremacía en un territorio es casi total.
  • La resina del ládano, que al sabor es amarga, sirve de protección frente al calor y a la sequía, ya que actúa como capa protectora de un posible sobrecalentamiento de la planta por altas temperaturas al reflejar la radiación solar. El agua que pierde por transpiración es menor gracias a esta aceitosa que la recubre.
  • Arbusto erecto con corteza pegajosa de color pardo-rojizo a causa de una sustancia muy olorosa y pegajosa llamada ládano.
  • El ládano es una oleorresina que refleja efectivamente los rayos solares y por lo tanto provoca una menor transpiración en la planta.
  • Es el ládano el que le da un aspecto brillante a este arbusto.
  • El tronco tiene una base leñosa bastante resistente que convierte al arbusto en un elemento de gran envergadura.
  • El tallo está recubierto de pequeñas glándulas que emiten el ládano, aceite pegajoso.
  • Las flores hermafroditas, actinomorfas y solitarias son muy vistosas por su gran tamaño (7 cm de diámetro) y por una serie de manchas oscuras que casi siempre existen sobre la base de los pétalos blancos. El cáliz tiene 3 sépalos con pelos amarillentos y estrellados, siendo los externos mayores que los internos que a veces son inexistentes. La corola está constituida por 5 pétalos blancos y ovados con una mancha purpúrea oscura en la base de ellos. Estas manchas no tienen que aparecer necesariamente, siendo común que en un mismo arbusto cohabiten flores con y sin mancha. Los estambres amarillentos son muy numerosos y todos fértiles de un tamaño irregular situados por encima del pistilo y a su alrededor. En la periferia de los estambres se encuentran fuentes de néctar para los insectos visitantes que se lo llevan de regalo al favorecer la polinización. El ovario de 10 carpelos es ovoide con un estigma de gran tamaño y de forma semiesférica.
  • Las hojas son sésiles, de forma lanceolada de unos 10 cm de largo. El haz glabro es verdoso con varias nervaduras, siendo la central la que se ve más claramente. El envés está cubierto de multitud de pelos con forma de estrella de cinco puntas y un nervio central muy aparente. Hojas opuestas, simples, enteras, abrazadas, con margen ligeramente revoluto y sin estípulas. Están recubiertas de la resina de ládano. Este aceite pegajoso inhibe el crecimiento de otras especies, por eso las formaciones de jaras son tan espesas.
  • El fruto es una cápsula globosa y tomentosa de unos 2 cm con unos 10 compartimentos independientes que se abren cuando llega la madurez en un mismo número de valvas para liberar las semillas globulares de 1 mm de diámetro. El fruto tiene una capa protectora de alta resistencia frente al fuego con una densa cubierta de pelos estrellados que favorecen la diseminación. Las semillas forman bancos muy extensos y con grandes posibilidades de aletargamiento, por lo que siempre serán las primeras en colonizar un territorio devastado por un incendio forestal. La semilla es pirófila ya que el fuego estimula la germinación, aparte que tiene una cubierta impermeable que la aísla de las altas temperaturas que se alcanzan en un fuego. Las semillas necesitan estar sometidas a una temperatura cercana a los 100 º C para comenzar el proceso de germinación.
  • Tradicionalmente le ládano ha tenido uso medicinal como sedante y calmante, pero debido a su alta toxicidad se recomienda solo su uso tópico.
  • Ahora se usa como fijador en cosmética, por su olor dulzón.

Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-18112801