Turón - Mustela putorius. InicioWEB personal con 29523 páginas, 119157 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Animales
Turón - Mustela putorius
ImprimirInformaciónMandar
Turón - Mustela putorius. Los Anchos - Santiago Pontones
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • Pequeño carnívoro de la familia de los mustélidos
  • Distribuido por gran parte de Europa, el norte de África y Asia occidental.
  • El turón fue domesticado en tiempos antiguos con el fin de que cazara conejos para el hombre, dando como resultado al hurón (Mustela putorius furo).
  • Este animal posee un cuerpo alargado y flexible, con patas cortas, apto para moverse con rapidez por el fondo del bosque e introducirse dentro de las madrigueras de roedores y conejos, de los que se alimenta.
  • La cabeza es pequeña, ancha y aplastada, y sus diminutas orejas redondeadas apenas sobresalen.
  • La longitud de cabeza y cuerpo es de unos 30 a 50 centímetros, mientras que la cola (muy poblada) mide de 10 a 19.
  • Mientras que los machos pueden superar ligeramente el kilo de peso, las hembras alcanzan sólo entre 650 y 850 gramos.
  • Éstas disponen de 8 glándulas mamarias con las que amamantan a sus crías durante el periodo de lactancia.
  • El color del pelaje varía entre gris, marrón y amarillento en el dorso, siendo negro en patas y vientre.
  • Un par de bandas blancas rodean los ojos, aislando un característico antifaz oscuro en torno a ellos.
  • También son blanquecinas la boca y las orejas.
  • Poseen un total de 34 dientes.
  • Normalmente, en libertad no superan los 7 u 8 años.
  • El turón puede vivir casi en cualquier lugar que le procure un escondrijo desde donde acechar a sus presas, incluyendo bosques, zonas de maleza, praderas, terrenos rocosos y riberas de ríos.
  • El territorio que reclama cada animal puede llegar a los 2 kilómetros cuadrados.
  • La distribución de este animal en la Península Ibérica ocupa la mayor parte de ésta, aunque en los últimos años se ha visto expulsado de muchas zonas debido a la desertización y los incendios forestales.
  • Se encuentra protegida en gran parte de Europa.
  • Sus principales enemigos son las rapaces nocturnas, las grandes serpientes como la víbora y la culebra bastarda y los carnívoros grandes como zorros y lobos.
  • Aunque son harto difíciles de ver por el naturalista aficionado, dada su capacidad para ocultarse en la maleza y el sotobosque, se pueden identificar fácilmente varios indicios de su presencia, como pueden ser las huellas, sonidos y excrementos.
  • Las huellas son similares a las de la marta cibelina, pero de menor tamaño. Constan de 4 o 5 dedos con la impresión de las garras no retráctiles bien desarrollada. Las huellas de las patas traseras miden más que las de las patas delanteras, y ocasionalmente aparecen acompañadas de la marca dejada por la cola en el barro o la nieve.
  • El sonido más característico de esta especie suena parecido a un ¡que, que, que!. Chilla de forma más aguda si está asustado o enfadado, y también cuando la hembra trata de alertar a sus crías de un peligro. Su vocabulario también incluye bufidos y gruñidos de menor consideración.
  • Los excrementos miden de 6 a 8 centímetros de largo, aunque sólo tienen 9 milímetros de grosor. El color varía según lo que el turón haya comido, pero generalmente son de color negro. Se depositan en puntos determinados de su territorio, generalmente al lado de su madriguera, y en ellos se pueden apreciar a veces varios restos de sus víctimas, como plumas, pelo, caparazones y trozos de hueso.
  • Además de pequeños mamíferos (ratas, ratones, conejos, liebres, topos, musarañas...), el turón puede capturar también aves, peces, anfibios, reptiles y cangrejos de río. Complementa su dieta con insectos y las larvas de éstos, así como semillas y bayas. También consume huevos, aunque no rompe la cáscara de éstos, sino que sólo la perfora y bebe su interior a través de un pequeño agujero.
  • Su bajo perfil y versatilidad le permite cazar en cualquier sitio, incluso bajo el agua. Localiza sus presas con facilidad gracias a su fino oído, vista aguda y sobre todo por el olfato.
  • Los turones son animales solitarios, por lo que sólo conviven con otros miembros de su especie durante la época de celo y cría.
  • El periodo de apareamiento acontece entre febrero y abril, fecha en que los machos dejan sus hábitos nocturnos, se vuelven agresivos y pueden observarse fácilmente chillando y peleándose durante todo el día.
  • Cuando uno de ellos resulta vencedor, se aproxima a la hembra y la somete con un mordisco en el cuello, procediendo a copular mientras lanza todo tipo de ruidos característicos.
  • Tras 6 semanas de gestación la hembra pare de 3 a 12 crías que nacen casi desnudas y totalmente desvalidas en su guarida, generalmente una madriguera de conejo ampliada o un hueco en la base de un árbol.
  • El poco pelo que tienen es completamente grisáceo y no empieza a diferenciarse hasta las 3 semanas de edad.
  • Después de la cuarta semana abren los ojos y dejan de mamar antes de la séptima.
  • Tras ser adiestrados en la caza por su madre, los jóvenes turones se independizan a los dos o tres meses, pero no pueden reproducirse hasta después de los nueve meses, llegando a veces a tardar hasta dos años en realizar su primera cópula.

Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-18112801