Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. InicioWEB personal con 33.565 páginas, 142.392 imágenes
 Inicio 
 Sitios 
 Setas 
 Otras 
Sitios > Provincia de Jaén > Arjona
Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona
Cementerios, Ibero
ImprimirInformaciónMandar
Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Cámara funeraria excavaciónCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Cámara funeraria destrozada por las lluviasCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Cámara funeraria losa de la pared izquierda
Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Cámara funeraria destrozada por las lluviasCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Pasariendas del carro siglo I a.C. Museo Provincial de JaénCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Pasariendas del carro siglo I a.C. Museo Provincial de Jaén
Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Pasariendas del carro siglo I a.C. Museo Provincial de JaénCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Crátera del baño nupcial de Helena. Siglo IV a.C. Autor F60 de Londres. Museo Provincial de JaénCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Crátera de los novios desposándose. Siglo IV a.C. autor F60 de Londres. Museo Provincial de Jaén
Cámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Parte trasera de la crátera del Baño Nupcial. Museo Provincial de JaénCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. Parte trasera de la crátera de las Nupcias. Museo Provincial de JaénCámara funeraria del Príncipe Íbero de Arjona. En la línea de tiempo de los iberos de la provincia de Jaén
Escucha este texto[Escucha este texto]
  • En el Yacimiento de Piquia en la necrópolis de la Cuesta del Parral (Necrópolis ibérica de Piquia).
  • Como ya ocurrió al encontrar y estudiar la Caja de los Guerreros en el mismo paraje, el mausoleo, encargo de un gran señor del siglo I antes de nuestra era, demuestra que, a pesar de estar dominada por Roma, la cultura íbera mantenía sus costumbres.
  • Es de mampostería con grandes sillares y planta rectangular.
  • Estuvo semienterrada.
  • Desde su posición se abría un gran espacio circular demarcado por un foso, donde se realizaron los ritos funerarios en honor de los allí enterrados.
  • Llama la atención el carro con el que el rico difunto se mandó enterrar.
  • Con las piezas halladas del carruaje, de metal, madera y pasta vítrea, los estudiosos están en disposición de realizar una reproducción.
  • Uno de los restos que mejor ha resistido el paso del tiempo del coche de caballos es un adorno, de bronce. Se trata de una cabeza de guerrero ibero que está siendo devorada o vomitada por un animal, seguramente un lobo, que recuerda por sus características las piezas, también de un carro, existentes en el Museo Arqueológico Nacional.
  • También se conservan en muy buen estado una colección de siete cráteras de figuras rojas del siglo IV antes de Cristo, típicas vasijas grandes y anchas donde se mezclaba el vino con agua antes de servirlo. Estos recipientes, datados en el siglo V antes de Cristo, elaborados en talleres de Atenas, eran empleados para honrar al difunto con caldo, algo habitual en la época. Estas cráteras eran de autores reconocidos en su época como Enemao de Grecia o F60 de Londres.
  • Con ellas se ha documentado un ritual de libación —ceremonia religiosa que consistía en derramar vino u otro licor después de probarlo—
  • Los motivos que adornan las cráteras predominan las representaciones icónicas de las pruebas que tuvo que superar el héroe Heracles y, en una de las jarras, aparece un banquete de soltero, probablemente el de Melenao antes de su casamiento con Helena, otra la figura de una mujer en su baño nupcial, probablemente Helena preparandose para su boda con Melenao, se presenta de cuclillas ante el luterio o lavabo, del cielo Eros le vierte agua perfumada de una hidria, junto a Helena aparece Afrodita, que porta el espejo donde se mirará la novia y dos mujeres, posibles sirvientas de la diosa, que sostienen las cajas donde se guardan los vestidos y jojas nupciales, junto a ella otro personaje mítico se cuela en esta escena femenina, un sátiro que mira a la joven, en la cara B se representan tres jóvenes de pie en actitud de conversar, otra crátera representa a los novios desposándose, algo muy atípico, la dualidad de género se completa con la presencia de Eros y Psique, en la cara B se representan a tres jóvenes en la palestra, estas tres cráteras son del artista F60 de Londres.
  • También se han encontrado un ánfora, los restos de un gran vaso de vidrio, y varios recipientes de cerámica ibérica pintada.
  • En un medallón, aparece el nombre del propietario de la tumba. Por desgracia, se han perdido las primeras letras que formaban el apelativo, las del final son Iltir. Gracias a los conocimientos en leguaje ibero, también se ha podido descifrar que en esta pieza aparece la frase hijo de Ecaterutu. Algunos estudiosos piensan que su nombre completo pudo ser Iltirtiiltir.
  • Por primera vez, se conoce quién era el difunto en un enterramiento de este periodo.
  • La cámara fue profanada al poco tiempo del enterramiento del príncipe ibero.
  • Alrededor de la cámara funeraria, que es de mampostería con grandes sillares y planta rectangular y que estuvo semienterrada, se encuentran casi una treintena de tumbas separadas por la llamada zona de respeto

Contadores
Página confeccionada por Francisco Miguel Merino Laguna
Ver 2-20042301